De la miseria a la gloria mundial, esta es la historia de Rivaldo, un hombre que creció en una de las zonas más pobres de Brasil y se convirtió en uno de los mejores futbolistas de la verdeamarela.

En la región de Recife creció un niño que tenía que recorrer todos los días la playa de punta a punta vendiendo lo que fuera en busca de unos centavos, su preocupación principal en el día a día, era poder comer algo, su nombre era: Vítor Borba Ferreira Gomes, más tarde, llegaría a ser una leyenda del futbol conocido como “Rivaldo”.

El hambre que vivió a lo largo de toda su infancia hizo que los dientes se le pudrieran por falta de calcio, su físico estaba muy deteriorado y para poder entrenar, tenía que recorrer a pie 15 km de su casa al club, nada de esto, fue impedimento para tirar la toalla. Cuando era apenas un adolescente su padre murió tras ser atropellado, esa fue la ves que más cerca estuvo Rivaldo de renunciar al sueño, el destino y la vida, parecían estar en su contra, pero el apoyo de su madre fue fundamental para no desistir.

 A sus 19 años, llegó la oportunidad que había estado esperando toda su vida, debutó con el club Santa Cruz en la serie B brasileña, un par de años repletos de espectaculares actuaciones le permitieron dar el salto a primera división con Corithians, pero llegó a préstamo, estaría a prueba una temporada, su rendimiento fue muy bueno, marcó 11 goles en 21 partidos, pero el Corithians no compró su carta.

Palmeiras si tuvo visión y fue el club que decidió comprarlo por 24 millones de reales, ahí empezaría la exitosa carrera de Rivaldo, tres títulos, 60 goles y 24 asistencias lo consolidaron como la máxima figura del club y le abrieron las puertas al viejo continente, en 1996 Rivaldo llegó a España para jugar con el Deportivo la Coruña, en una temporada maravilló a toda Europa con su zurda privilegiada que era letal en los tiros libres. El Barcelona pagó su cláusula de recisión y con 24 millones de Euros, logró tener a Rivaldo en sus filas.

Con el Barca vivió el mejor momento de su carrera, al grado que en 1999 ganó el balón de oro, siendo considerado el mejor jugador del mundo, además ese año ganó la copa américa con Brasil.

En 2002 fue la última temporada de Rivaldo con el Barcelona, un año en el que a los culés les fue bastante mal, sin embargo, Rivaldo logró calificarlos a la Champions, con un hat-trick y una chilena frente al Valencia, ese partido fue una de las actuaciones más espectaculares del brasileño.

En el mundial de Corea- Japón 2002, Brasil jugó con un tridente mortal, las 3 r´s, Ronaldo, Ronaldinho y Rivaldo conquistaron la gloria mundial, Rivaldo anotó 5 goles en el torneo.

Regresando del mundial firmó con el AC Milan y en su primera temporada fue campeón de Europa., sin embargo, no tuvo mucho protagonismo, la llegada de Kaká a los “Rossoneri”, terminó por dejarlo en la suplencia y finalmente su contrato fue rescindido en diciembre de 2003.

El último equipo en el que triunfo y se convirtió en ídolo, fue el Olympiakos de Grecia, ahí ganó 3 ligas, 2 copas y anotó 43 goles en solo 3 temporadas, posteriormente, los últimos años de su carrera pasó por el futbol de Angola, Uzbekistán, incluso regresó a Brasil y finalmente en 2015, a sus 43 años y después de haber cumplido uno de sus más grandes sueños, el cual era jugar un partido con su hijo Rivaldinho, se retiró definitivamente de las canchas.

Rivaldo, uno de los jugadores más infravalorados, quizá por sus raíces, quizá por haber nacido en la época de dos monstruos como Ronaldo y Ronaldinho, pero sin duda, una de las más grandes historias de superación en el fútbol.

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *