El Liverpool sufrió la anulación de un gol, por un supuesto fuera de lugar que nunca existió.

Fue en el partido entre Tottenham y Liverpool, correspondiente a la jornada 7 de la Premier League, cuando el árbitro central apagó el eufórico festejo de los reds, invalidando el primer gol del encuentro. Se había rebasado el minuto 30 de partido y la escuadra de Jürgen Klopp ya jugaba con uno menos tras la expulsión de Curtis Jones, sin embargo, un pase a profundidad de Salah, puso a Luis Díaz de cara al arco y solo frente al portero, el colombiano definió adecuadamente y mandó el balón al fondo de las redes, pero el árbitro inmediatamente marcó offside, el partido se congeló, y es que el central estaba entablando un dialogo con el VAR, parecía que la jugada se revisaría y el gol sería válido, segundos después la decisión se mantuvo firme y el juego se reanudó 0-0.

Lo que sucedió fue una terrible acción negligente por parte del cuerpo arbitral, resulta que Darren England, encargado del VAR durante el partido, se confundió y pensó que su colega, el árbitro central Simon Hooper había concedido el gol, por lo tanto England solo dijo la frase “verificación completa”, a lo que Hooper interpretó que era correcto el fuera de lugar, es decir, todo fue un error de comunicación que exhibió las deficiencias del VAR y terminó por afectar a un Liverpool que perdió el partido 2-1.

Horas posteriores al juego la PGMOL (Professional Game Match Officials Limited) que es el organismo encargado de designar a los árbitros en los partidos de Premier League, reconoció mediante un comunicado que el gol anulado fue producto de un “error humano significativo”, así es, la mejor liga del planeta había sufrido un error del tamaño del mundo en materia arbitral, y no se trata de una acción polémica mas como a la que tanto estamos acostumbrados, en las que el árbitro utiliza su criterio, se trata de un error claro y contundente producto de una desconcentración.

El Liverpool por su parte también protesto y publicó un comunicado en el que afirmó “la integridad deportiva ha sido socavada”, y expresó su gran indignación ante dicha decisión que los perjudicó directamente, además también apelaron a la suspensión de Curtis Jones de 3 partidos tras la plancha que cometió al minuto 25 del encuentro, sin embargo, dicha apelación fue sido rechazada.

Al momento, tanto Darren England y Dan Cook, los colegiados del VAR, han sido suspendidos indeterminadamente por la PGMOL, por su parte Simon Hooper, el central del partido, ya recibió convocatoria para formar parte del VAR en el partido entre Everton y Bournemouth este sábado.

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *