La semana comenzó de la peor manera posible para el mundo del fútbol. Con apenas 78 años, Franz Beckenbauer perdió la vida, no sin antes dejarnos uno de los mejores legados que un futbolista puede lograr.

Nació el 11 de septiembre de 1945, a tan solo unos días de finalizada la Segunda Guerra Mundial. 19 años después, precisamente un 6 de junio de 1964, Franz haría su debut profesional anotando en la victoria del Bayern Múnich sobre el St. Pauli; ese día comenzó una leyenda que tardará generaciones en ser superada.

Él, junto con Pelé, Maradona y Cruyff, marcaron el balompié del siglo XX. En un deporte en el que recompensa más el trabajo del atacante, Beckenbauer se convirtió en el primer jugador defensivo en ganar un Balón de Oro (1972) al vencer en las votaciones a sus compatriotas Gerd Muller y Gunter Netzer; 4 años después, repetiría la hazaña, ahora superando a Rob Rensenbrink (Países Bajos) y a Ivo Viktor (Checoslovaquia).

En lo colectivo,el capitán de honor del Bayern Múnich y la selección alemana logró 5 Bundesligas (4 con el Bayern Múnich y 1 con el Hamburgo), 3 Copas de Europa, 1 Eurocopa, 1 Mundial, entre otros títulos.

Finalizó su carrera en 1983, pero nunca se salió del mundo futbolístico. Como entrenador, Beckenbauer ganó una Bundesliga y una Copa de la UEFA con el Bayern Múnich. Dirigiendo a la selección alemana, el “Kaiser” fue subcampeón del mundo en 1986 y Campeón del Mundo en 1990.
Franz Beckenbauer es considerado como uno de los jugadores más completos de la historia. En 20 años de carrera, disputó un total de 720 partidos, y, sin ser su función principal, marcó 74 goles y repartió 75 asistencias.

Que en paz descanse, Franz Beckenbauer, el alemán que revolucionó un deporte entero.

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *