Tarde despejada, fresca y perfecta para practicar el fútbol en la Colonia Nochebuena. El partido comenzó algo trabado, con ambos equipos tratando de imponer condiciones en el terreno de juego. Son los potros de hierro los que empezaron a acechar la defensa de Coyotes, quedándose cerca del primer tanto.

Haciendo honor a su leyenda como atlantista, Hobbit Bermúdez gambeteó a un par de jugadores en el área. Sin embargo, el esfuerzo terminó entre las manos del potero de Tlaxcala. Comenzaban los gritos afónicos hacia los azulgranas, acompañados de otro tipo de gritos hacia los visitantes.

Foto: Gael Morales

La llegada del mejor jugador atlantista encendió a los Coyotes, que pusieron a trabajar al “Gansito” Hernández con una atajada oportuna. Como buena película de acción, Atlante dio el siguiente golpe… pero al poste derecho del cancerbero de Tlaxcala. El gol se comenzaba a respirar más cercano.

La insistencia de Atlante rindió frutos, con un tiro de esquina que quedó a merced de Daniel Lajud, que definió correctamente para poner adelante al potro de hierro. El mexico-libanés no pecó de ansioso y logró definir con certeza frente al cancerbero Gerardo Ruiz.

El blooper del partido estuvo cerca de darse, ya que un defensa atlantista rechazó un balón hacia el contrapié del “Gansito”, que reaccionó en tiempo y forma para mandar la pelota a tiro de esquina. Parecía más peligroso Atlante hacia sí mismo que el propio equipo de Tlaxcala.

La montaña rusa de emociones se hizo presente, luego de que se exigiera con mucho furor un penal para el equipo local. Armando Escobar no quiso tener dudas y metió poco después un gran cabezazo para doblar la ventaja del equipo azulgrana. Termina la primera parte, con ventaja para Atlante de 2-0.

Foto: Gael Morales

El segundo tiempo se movió a ritmo semilento, con tibias llegadas de Atlante. Luego de un golpe sobre un jugador contrario, se marcó penal para los locales. El 3-0 se negó para el equipo azulgrana, ya que el arquero de Tlaxcala atajó el disparo. La última parte del encuentro se mantuvo igual, con el equipo local tratando de hallar el tercer gol. Incluso, la rendición del equipo visitante se pudo percibir cuando un defensa perdió fácilmente su marca y casi provoca la goleada atlantista.

En conferencia de prensa, el director técnico de Coyotes (Francisco Ramírez) mostró su molestia para con su equipo y remarcó a lo largo de sus declaraciones la falta de determinación de sus pupilos. 

 

About The Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *